SocialReacher Blog » Tu marca »Cómo hacer un buen perfil de LinkedIn, paso a paso
Tu marca

Cómo hacer un buen perfil de LinkedIn, paso a paso


Para hacer un buen perfil de LinkedIn y destacar por encima del resto de profesionales, tan solo necesitas seguir estos consejos básicos. Desde tu foto de perfil hasta las palabras claves de tus descripciones, te vamos a guiar paso a paso para que rellenes el perfil de LinkedIn perfecto.

La primera impresión

Antes de nada, personaliza tu url. En vez de una combinación de números al azar, queda mucho mejor que si envías el enlace a tu perfil ponga “linkedin.com/tunombre“. Puedes editarlo desde tu perfil, siguiendo las instrucciones de las imágenes.

Tu foto de perfil marca la primerísima impresión, así que también debes cuidarla. Elige una que muestre tu cara claramente, que transmita confianza y seguridad y que además sea apropiada para el entorno profesional. Es decir, nada de usar una fotografía de fiesta o surfeando.

Justo debajo podrás añadir tu título, puesto o especialidad. Es lo segundo que se verá sobre ti, así que asegúrate de que sea adecuado, te represente y te diferencie del resto.

A continuación tienes tu sumario personal. Habla de ti, tu camino, tus objetivos en unos tres párrafos. Es la oportunidad de destacar tus logros profesionales, pero también de añadir un toque personal que marque la diferencia en esta primera impresión. Y por favor, evita palabras que no aporten nada, por muy bien que suenen. Y nada de usar la tercera persona.

 

Completando el perfil de LinkedIn

Al hablar de tu experiencia y formación, no cuentes solo tus tareas. Habla de qué hiciste, cómo lo hiciste, y cómo afectó a la empresa.

Como una imagen vale más que mil palabras, tienes que aprovechar las posibilidades comunicativas para hacer un buen perfil en LinkedIn. La plataforma te permite añadir vídeos, fotografías y presentaciones, así que además de hablar de tu trabajo, puedes enseñarlo.

LinkedIn es una red social, por lo que toca socializar. Entran en juego las aptitudes. Tú las rellenas, poniendo tus especialidades, como “Reclutamiento”, “Excel”, “Trabajo en equipo”… y tus contactos las validan, dando fe de que son ciertas. A la hora de rellenar este punto, asegúrate de que tengan relevancia porque, si te descuidas, puedes acabar con “Powerpoint” o “Español” como tus talentos destacados, mientras que otras especialidades quedan invisibles.

Otro aspecto clave a la hora de rellenar un buen perfil de LinkedIn son las recomendaciones. Puedes pedirlas a compañeros para que hablen de ti, cualidades y logros. Y hablando de logros, también puedes añadirlos al final de tu perfil, en forma de publicaciones, certificaciones, cursos o idiomas.

Ya tienes la base para tu perfil, pero, aunque no busques trabajo, no debes ignorar esta red. Como a una planta, tienes que cuidarla regularmente. Así que sigue actualizando tu perfil y conectando con tus contactos.

Como consejo final, acuérdate de que también puedes hacer una versión de tu perfil en otro idioma, algo muy relevante para profesionales internacionales.

Tu marca
El poder de los empleados como embajadores de marca – Employee Advocacy [Infografía]
Tu marca
8 datos por los que deberías adoptar un programa de Employee Advocacy
Tu marca
Employee Advocacy: Creando una guía de estilo para tus empleados
Todavía no hay ningún comentario

quince − siete =